May 15, 2008 | El Dia

Médicos sanitaristas y oncólogos pidieron ayer más apoyo para desarrollar programas de prevención y control del cáncer cervical, una de las principales causas de mortalidad en mujeres de América Latina y el Caribe, en un simposio internacional que se lleva adelante en México.
 
Los especialistas se pronunciaron al finalizar una conferencia convocada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Instituto de Vacunas Albert B. Sabin, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.
 
Los especialistas expusieron, entre otras cuestiones, su "preocupación por la alta carga de esta enfermedad, con las tasas de mortalidad de cáncer cervical más elevadas en el mundo, y su impacto económico en América Latina y el Caribe".
 
La Declaración subraya la necesidad de introducir la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), que previene el 70% de las muertes por el cáncer en el cuello del útero, a un precio accesible para todos los países de la región.
 
En la misma línea, pide generar mecanismos y procesos de negociación con altas instancias presupuestarias para garantizar los programas de control y prevención.
 
Uno de los estudios analizados sobre VPH y cáncer de cuello uterino indicó que esta vacuna, administrada a las niñas de 12 años, a lo largo de 10 años seguidos, evitaría la muerte de miles de mujeres adultas.
 
Según un estudio del instituto Sabin, 33.000 mujeres que viven en Latinoamérica y el Caribe mueren cada año por cáncer de cuello uterino trasnmitido por el VPH, una enfermedad que infecta al 20% de los hombres y mujeres de la región.
 
"El cáncer de cuello uterino está asociado con la pobreza, pero es prevenible si mejoramos el acceso a la detección y tratamiento y fomentamos la introducción de vacunas", afirmó el asesor técnico de la unidad de inmunización de la OPS, Jon Andrus.
 
Desde el instituto Sabin, se agregó que se necesita una vacuna "asequible, tanto para los países como para la industria farmacéutica, porque hay muchas vacunas nuevas en el horizonte y queremos ser justos para que se desarrollen rápidamente y nos ayuden a salvar vidas".
 
La entidad se expresó en sintonía con los especialistas de las Américas, quienes coincidieron en que el obstáculo principal para la introducción de la vacuna en la región, es su costo.