December 13, 2007 | El Paso Times

La vacunación infantil contra el neumococo, la causa más mortal de meningitis y neumonía, puede contribuir también a reducir las muertes de ancianos en el cono sur latinoamericano, según informes conocidos el jueves.
 
La aplicación de la vacuna reduciría el impacto de las cepas de esas enfermedades más resistentes a los antibióticos, según datos presentados en el Simposio Subregional de Neumococo del Cono Sur inaugurado el jueves aquí, con participación de decenas de expertos internacionales.
 
Según la doctora María Teresa Valenzuela, de la Universidad local de Los Andes, la vacuna "le salva la vida a ancianos en Norteamérica y Europa, y puede hacer lo mismo aquí".
 
"Vivimos en una región donde la mayoría de los niños comparte un hogar con cuatro o cinco adultos. Está claro que si hubiera menos bacterias resistentes a antibióticos circulando entre los niños, con estas mismas cepas tendremos tasas de infección menores en otros grupos de edad".
 
Dijo que informes de países que aplican la vacuna contra enfermedades neumocócicas muestran que la
inmunización rutinaria de niños pequeños protege tanto a éstos como a otros individuos no vacunados en poblaciones de alto riesgo, como bebés demasiado jóvenes para ser vacunados, ancianos y personas con problemas innmuno-supresión.
 
Sólo en Estados Unidos, los investigadores descubrieron que la incidencia de enfermedades neumocócicas entre personas mayores de 65 años se ha reducido en 38% tras aplicar la vacuna a los niños menores de dos años, según los informes distribuidos por los organizadores del simposio.
 
Esos estudios fueron publicados en el Journal of the American Medical Association, Diario de la Asociación Médica Americana.
 
Cynthia Whitney, Jefa del Departamento de Enfermedades Respiratorias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., y una de las autoras del estudio publicado en el Journal, dijo que es evidente que la vacuna evitaría muertes.
 
"No podemos decir con certeza cuál será el impacto en Latinoamérica, porque no tenemos todos los datos sobre las causas de neumonía", dijo. "Pero sí puedo confirmar que, en el caso de Estados Unidos,
subestimamos la relación entre el costo de la vacuna y sus efectos"
 
"Nos siguen llegando nuevas pruebas del ahorro que ha provocado: menos hospitalizaciones, uso reducido de antibióticos, y un marcado descenso de los casos de enfermedades neumocócicas en personas mayores", señaló.
 
Algunos especialistas advierten, sin embargo, sobre las dificultades de extrapolar los datos de Estados
Unidos a América Latina.
 
Se calcula que 18.000 niños murieron en América Latina en 2006 a causa de enfermedades neumocócicas.
 
La única vacuna disponible actualmente es la Prevenar, que protege contra el 60% de las cepas de
neumococo presentes en América Latina